En Audemars Piguet, la tradición se codea sin cesar con la vanguardia. Con los años, la compañía ha dado vida a generaciones de artesanos de gran talento que han desarrollado constantemente nuevas técnicas y aptitudes, ampliando sus conocimientos prácticos para marcar tendencias rompedoras. Estas innovaciones han contribuido a hacer avanzar la industria de la Haute Horlogerie.

ESPÍRITU
VANGUARDISTA

Desde los inicios de la compañía, Audemars Piguet ha trazado su propio camino fiel a unas convicciones firmes. Todo empezó con la decisión clave de ambos fundadores en 1875 de elaborar relojes únicos a mano en un momento en que la industrialización acechaba con imponerse. Aun así, en paralelo a su compromiso con las tradiciones, infundieron una vocación de progreso constante a su labor artesanal, no solo introduciendo construcciones más delgadas y pequeñas sino también aprovechando las nuevas tecnologías para mejorar las complicaciones y funciones.

Este espíritu pionero condujo a Audemars Piguet a lograr numerosas primicias mundiales, empezando en 1892 con el primer reloj de pulsera, creado en colaboración con Louis Brandt & Frères, y continuando en 1921 con el reloj de bolsillo más delgado de su época, con un movimiento de solo 1,32 mm (calibre 17SVF#5).

Las grandes innovaciones técnicas se han complementado en el transcurso de los años con la introducción de diseños de vanguardia que han orientado a la industria relojera hacia nuevos rumbos. Mientras que el Royal Oak ennobleció el acero elevándolo al estatus del oro en 1972, el Royal Oak Offshore (1993) y el Royal Oak Concept (200) se erigieron en plataformas para la experimentación especialmente con la presencia de materiales tan diversos como el tantalio, la cerámica y el carbono forjado®.

Estos son algunos de los últimos capítulos escritos por Audemars Piguet en el ámbito de la innovación.

EL
ROYAL OAK

El Royal Oak diseñado por Gérald Genta e introducido en 1972 fue inesperado, con su amplia caja de 39 mm en forma de tonel, bisel octogonal con ocho tornillos hexagonales expuestos, esfera «Tapisserie» impulsada por un motor, brazalete facetado y cuerpo de acero acabado a mano. Este reloj rompió el molde de los códigos estéticos en un momento en que la mayoría de relojes de gala para hombre eran redondos, pequeños, de diseño clásico y hechos con metales preciosos.

La idea de Genta era proteger el movimiento de carga automática con indicación de fecha más delgado del mundo (3,05 mm) lanzado en 1967 con una armadura resistente en acero inoxidable. Un material poco convencional en Haute Horlogerie, y mucho más difícil de trabajar que el oro, el acero requería una inversión en nuevas herramientas y técnicas. La caja y el brazalete de acero del Royal Oak exhibían decoraciones refinadas en que se alternaban el pulido a mano y el satinado, convertidas ya en su sello de distinción. Por primera vez, el acero se ennobleció al mismo estatus que el oro.

Audemars Piguet has always kept one foot rooted in tradition and one foot stepping into the future of horological technology and design.

Jasmine Audemars

Chairwoman of the Board of Directors

RD#1: ROYAL OAK
CONCEPT supersonnerie

Presentado en 2015, el prototipo Royal Oak Concept Supersonnerie, conocido como RD#1, revolucionó la construcción de la caja de las creaciones con repetición de minutos tradicionales. La tecnología Supersonnerie patentada de Audemars Piguet fue el resultado de ocho años de desarrollo en colaboración con la EPFL (Escuela Politécnica Federal de Lausana) suiza.

Para desarrollar esta tecnología inspirada en la potencia acústica de los relojes antiguos con repetición de minutos y la armonía de los instrumentos musicales, un colectivo de relojeros, técnicos, académicos y músicos revisó la construcción de la caja a fin de producir una nueva tecnología de sonería.

El carácter excepcional de la potencia acústica, la calidad de sonido y el tono armónico de la Supersonnerie se deben a los gongs, la construcción de la caja y el regulador de la sonería, todos ellos elementos patentados. Los gongs no están unidos a la platina, sino a un nuevo dispositivo que actúa a modo de caja de resonancia, lo que evita la absorción del sonido y potencia la amplificación del mismo. El regulador de la sonería rediseñado elimina ruidos indeseados gracias a su sistema de anclaje más flexible. Esta innovadora tecnología Supersonnerie también marca un ritmo más claro.

RD#2: ROYAL OAK DE CARGA AUTOMÁTICA
CON CALENDARIO PERPETUO ULTRAPLANO

El Royal Oak RD#2, introducido en 2018, marca un nuevo récord en relojería. Con un movimiento de 2,89 mm y una caja de 6,3 mm de grosor, el nuevo Royal Oak de carga automática con Calendario Perpetuo Ultraplano se ha convertido en el reloj de pulsera automático más plano del mundo.

EL Royal Oak
Concept Laptimer

En 2015, Audemars Piguet lanzó el Royal Oak Concept Laptimer Michael Schumacher, desarrollado en colaboración con el mítico conductor de F1. En 2010, Schumacher planteó a los ingenieros de Audemars Piguet el reto de crear un reloj de pulsera mecánico capaz de medir varios tiempos de vuelta consecutivos en el circuito, algo que hasta entonces solo se podía hacer de forma digital.

Cinco años después, la Manufactura presentaba el Laptimer patentado, con un único cronógrafo manejando dos segunderos centrales, que se pueden controlar de forma independiente por medio de tres pulsadores: el pulsador de puesta en marcha/parada a las 2 horas, el pulsador de puesta a cero a las 4 horas, también con función flyback al activarse el cronógrafo, y el pulsador de vueltas a las 9 horas. Este tercer pulsador permite de modo simultáneo detener cualquiera de las dos agujas de cronógrafo, a la vez que poner a cero la otra aguja y volver a ponerla en marcha inmediatamente. A la vez que se registra el tiempo de la última vuelta, ya se empieza a registrar la siguiente vuelta. La acción se puede repetir tantas veces como se desee.