Un cuidado adecuado y controles periódicos harán que su reloj funcione con precisión.

Le recomendamos que revise el rendimiento cronométrico, las funciones, así como el estado de la hermeticidad y la magnetización de su reloj todos los años. Este control se ofrece de forma gratuita en todas las boutiques Audemars Piguet. Siempre que realice estos controles periódicamente y siga nuestros consejos de cuidado, no debería ser necesario ningún mantenimiento adicional.

Los campos magnéticos a los que estamos expuestos en la vida cotidiana pueden interferir en el rendimiento del movimiento. Nuestras boutiques pueden ocuparse de realizar una sencilla operación de desmagnetización.

Verifique que su reloj está bien ceñido a su muñeca para mejorar la eficacia del sistema de armado y evitar un desgaste prematuro de los eslabones. Evite llevar varios relojes o artículos de joyería en la misma muñeca, para evitar rayar el reloj o los eslabones del brazalete metálico.

Dé cuerda a su reloj mecánico como mínimo una vez al mes. En el caso de un reloj de cuerda manual, haga girar la corona hasta que esta oponga resistencia, sin forzarla. En un reloj de carga automática, le recomendamos realizar como mínimo 30 vueltas de corona para mantener una correcta lubricación de los componentes del movimiento.

Evite ajustar la hora o corregir el día, la fecha, el mes o las fases lunares por la tarde o la noche. Para obtener más información, consulte el manual de uso del reloj.

Limpie periódicamente el reloj y el brazalete metálico con agua tibia, enjuáguelos con agua clara y séquelos con un paño suave. Evite el contacto con el agua de los relojes que no sean herméticos y los relojes con pulseras de piel.

Antes de sumergir el reloj, compruebe que la corona y los pulsadores estén perfectamente atornillados. Salvo en los modelos de submarinismo, no accione la corona ni los pulsadores de su reloj bajo el agua. Después de bañarse en agua salada, enjuague el reloj con agua clara.

Evite cualquier contacto con el agua de las pulseras de piel. Esta precaución no es necesaria con las pulseras de caucho o los brazaletes metálicos.

En caso de contacto con materias corrosivas (ácido, perfumes, bebidas gaseosas, etc.) que puedan causar daños a las juntas de hermeticidad, basta con limpiar el reloj con agua clara según lo recomendado.

Con objeto de preservar la estética y la silueta original del reloj, puede solicitar que se realice el pulido de la caja y el brazalete cuando precise un servicio de mantenimiento completo. Esta operación debe efectuarse en un número de ocasiones limitado.
No obstante, el pulido no impedirá por completo que el reloj adquiera su pátina natural con el paso del tiempo.

Rellene el formulario siguiente para solicitar un servicio o un documento oficial. En algunos países, puede beneficiarse de un servicio gratuito de recogida de su reloj.

Asimismo, le invitamos a crear una cuenta para registrar sus relojes, ampliar la garantía de venta internacional (en los modelos que corresponda) y solicitar un servicio o documento con solo unos clics.