Servicio de mantenimiento completo

Cuando necesite controlar o reparar su movimiento, nuestro equipo se ocupará de que su reloj siga un protocolo seguro y preciso.

01

Registro, identificación y diagnóstico

En el momento de su recepción, su reloj se fotografía y registra en nuestro sistema informático, al igual que sus comentarios y observaciones sobre su cronometría. Su reloj cuenta con dos números únicos que lo singularizan y distinguen de los demás. El primero está grabado en la platina del movimiento y el segundo, alfanumérico, se encuentra situado en el fondo de la caja. Estos números forman una combinación única que permite identificar de forma inequívoca su reloj y garantiza su trazabilidad, en especial en caso de robo. Los relojes se registran y figuran en los registros de la Manufactura. Antes de cualquier operación de mantenimiento, su reloj y su movimiento son examinados de manera minuciosa y exhaustiva por un relojero especializado que determina las intervenciones que hay que realizar. Antes de llevar a cabo cualquier intervención, le enviamos un presupuesto para que lo apruebe. Estamos a su disposición para darle la bienvenida a nuestras tiendas Audemars Piguet, donde nuestros relojeros le harán un presupuesto al instante.

02

Desmontaje y prelavado

Una vez extraído el brazalete de la caja, se abre el reloj y se retira el movimiento para desmontarlo y lavarlo. Los componentes del movimiento se examinan minuciosamente y se sustituyen si tienen rastros de desgaste prematuro o si se considera que pueden alterar el funcionamiento del mecanismo.

03

Sustitución de componentes y ajustes

Cada componente se identifica, sustituye o repara en función de su grado de desgaste, su edad y las instrucciones de mantenimiento preventivo del servicio de mantenimiento de la Manufactura. Se colocan y ajustan piezas nuevas que se benefician de los últimos avances de la tecnología y se sustituyen de forma sistemática los componentes más utilizados de la caja y el movimiento de los relojes de colecciones, que normalmente son las juntas, la corona, los pulsadores, los correctores, el barrilete, el módulo del cronógrafo, las agujas del segundero central y del cronógrafo y los contadores del cronógrafo.

04

lavado

Todos los componentes del movimiento se colocan en receptáculos de lavado de teflón concebidos especialmente para evitar las rayaduras y, posteriormente, en baños de ultrasonidos para quitar toda la grasa y limpiarlos a la perfección siguiendo un proceso claramente definido.

05

Ensamblado y lubricación

La lubricación es una operación imprescindible que garantiza el buen funcionamiento de un reloj mecánico, puesto que limita el roce entre piezas mecánicas y, de este modo, reduce la pérdida de energía y el desgaste. Durante el armado del movimiento, según el grado de complicación mecánica, el relojero puede utilizar hasta 12 aceites y grasas distintos, determinados por los coeficientes de deslizamiento y de estabilidad química de cada componente.

El servicio en 10 pasos

06

Ajuste de la marcha diurna

Para garantizar la precisión de su reloj, el relojero realiza un rodaje durante 24 horas para estabilizar el conjunto de componentes móviles. A continuación, regula de manera dinámica la inercia del volante y, con ello, su isocronismo en las cinco o seis posiciones que simulan el uso normal del reloj. Los resultados de la marcha deben coincidir con los datos y tolerancias de la Manufactura.

07

Restauración del brillo

Al igual que el movimiento, la caja y el brazalete se examinan hasta el más mínimo detalle y todas las piezas que presenten señales de desgaste o que sean indispensables para le hermeticidad se sustituyen o restauran sistemáticamente. Asimismo, ofrecemos la restauración completa del brillo de la caja y del brazalete. Si es necesario, algunas marcas y rayaduras profundas presentes en el metal pueden tratarse con láser para rellenarse con materia y recuperar un brillo cercano al original. Otras superficies se pulen o avivan, en función de la gravedad y la profundidad de las marcas que haya que corregir. Sin embargo, le recomendamos que no someta su reloj a más de tres o cinco restauraciones estéticas durante su ciclo de vida, puesto que correría el riesgo de deformar las esquinas y la geometría de la caja. Cada modelo tiene una decoración y una ornamentación específicas: el pulido puede ir acompañado de otras técnicas de alta relojería, la mayoría de ellas manuales, como por ejemplo el arenado, el satinado o el perlado. A modo de ejemplo, un modelo Royal Oak puede necesitar que se pulan 24 biseles y 16 cabezas de tornillo y que se suavicen y pulan 27 superficies distintas. La restauración finaliza sistemáticamente con un baño de ultrasonidos y una comprobación meticulosa de la hermeticidad de la caja.

08

ENCAJADO

Una vez colocada la esfera e indexadas las agujas en el movimiento, este se inserta delicadamente en la caja y se fija, según el modelo, con un círculo de encajado. Asimismo, se colocan una corona, juntas y, para los modelos de cronógrafo, pulsadores nuevos para garantizar la hermeticidad al agua y al aire. Después de un último control visual, el relojero completa el encajado atornillando o fijando a presión el fondo de la caja.

09

PRUEBAS DE OBSERVACIÓN Y CONTROL FINAL

Con el objetivo de garantizar la hermeticidad de su reloj durante un periodo de dos años, las pruebas de compresión y despresurización del aire permiten detectar hasta la fuga más pequeña. Los modelos Royal Oak Offshore se someten a una prueba de condensación adicional denominada «de la gota de agua». Por último, el reloj se somete a una rigurosa evaluación técnica, funcional y estética. La marcha diurna se observa en un ciclo de 5 a 12 días. También se comprueban la reserva de marcha y las funciones adicionales. Los criterios son idénticos a los que rigen la inspección final de un reloj nuevo antes de su comercialización. Los resultados de estas evaluaciones se registran y archivan para contar con información exhaustiva sobre el historial de intervenciones realizadas en su reloj.

10

GARANTÍA DE DOS AÑOS

El trabajo realizado en el servicio de mantenimiento completo, así como las piezas del movimiento y del aderezo que se hayan sustituido, cuentan con una garantía de dos años. Dicha garantía, indicada en la factura adjunta al reloj restaurado, es válida en toda nuestra red internacional de centros de servicio autorizados. La garantía de servicio no cubre las anomalías causadas por un choque o accidente, por operaciones realizadas fuera de nuestra red de centros de servicio autorizado, por el uso de componentes no originales o por no haber realizado los controles de hermeticidad recomendados.