Made in Le Brassus

ESPÍRITU DE INDEPENDENCIA

Audemars Piguet no es solo una empresa. En la actualidad continúa siendo un negocio familiar independiente y plenamente activo creado en la Vallée de Joux, cuna de la alta relojería.

LOS FUNDADORES

Jules Louis Audemars y Edward Auguste Piguet escribieron las primeras páginas de la rica historia de nuestra Manufactura. Orgullosos miembros de la restringida red de artesanos del Vallée de Joux, establecieron su firma en 1875. Mecanismos sorprendentes, cronógrafos y complicaciones astronómicas constituyen los dominios de Audemars Piguet. Los registros de la empresa demuestran que más del 80 % de los aproximadamente 1.500 relojes producidos por Audemars Piguet entre 1882 y 1892 incluía al menos una complicación, y en muchos casos numerosas complicaciones.

Obra maestra presentada por Jules Louis Audemars, cofundador de Audemars Piguet al final de su periodo de formación. Este reloj es el reflejo de las prestigiosas tradiciones horológicas de la Vallée de Joux.

ESPÍRITU DE FAMILIA

Audemars Piguet es más que una empresa. hoy en día sigue siendo una manufactura familiar independiente que se encarga de transmitir sus conocimientos a las futuras generaciones y que mantiene su sede y su producción en le brassus, la cuna de la alta relojería.

2ª generación

Paul Louis Audemars y Paul Edward Piguet

3ª generación

Jacques Louis Audemars y Paulette Piguet

4ª generación

Jasmine Audemars y Olivier Frank Edward Audemars

Made in Le Brassus

DURANTE MUCHO TIEMPO

La primera sede de Audemars Piguet se construyó alrededor de un pozo a fin de extraer el agua de una fuente cercana. Los talleres crecieron lentamente, acomodando a menos de 50 personas hasta la década de 1950, y no fue hasta los 70 cuando la plantilla creció por encima de las 100 personas.

Antes de 1951, cuando se introdujo el concepto de «modelo», cada reloj era único. Hoy en día, Audemars Piguet sigue firmemente apegada a la producción de series muy pequeñas, elaboradas con el mayor cuidado y demostrando el máximo respeto por las tradiciones relojeras.

Quedan todavía muchos capítulos por escribir. Las piezas que hoy se producen en los talleres de Audemars Piguet, el mismo lugar donde los padres fundadores comenzaron su historia en 1875, podrán algún día exhibirse en su museo junto a las obras maestras elaboradas por los arquitectos de la marca y sus antepasados.