Unleashing the Beast
21 de abril de 2014

La "Bestia" está desatada

Royal Oak Offshore, Ref. 25721, Nº 32

RSS

El camino hacia el desarrollo de un nuevo reloj puede ser tortuoso: con frecuencia surgen dudas, cambios de opinión a posteriori, dificultades técnicas y temor por el recibimiento comercial y la crítica que tendrá el nuevo modelo. En muchos aspectos, la historia del desarrollo del Royal Oak Offshore entre 1989 y 1993 discurre en paralelo a la de su principal fuente de inspiración, el Royal Oak de 1972. El Royal Oak original, diseñado por Gerald Genta en los primeros años de la crisis del cuarzo, eliminó la separación entre los relojes deportivos y de lujo, además de desafiar todas las convenciones existentes en materia de fabricación y acabado de relojes de acero inoxidable. Este modelo de gran tamaño y realización meticulosa se convirtió en un símbolo para los coleccionistas y entusiastas de la relojería. Hoy, cuatro décadas después de su creación, se puede afirmar que ha resistido la prueba del tiempo. No obstante, como todos sabemos, su camino hacia la gloria no solo estuvo sembrado de elogios y admiración, sino también de dudas y resistencia.

La historia del Royal Oak Offshore se inicia en 1989, cuando Emmanuel Gueit, un joven y talentoso diseñador de segunda generación que trabajaba para AP, presentó un boceto en el que reimaginaba el Royal Oak como un reloj más voluminoso y resistente, capaz de enfrentarse a los elementos y las fuerzas de la naturaleza para acompañar a los coleccionistas más activos y aventureros. Los bocetos de Gueit no recibieron demasiados elogios en el seno de la Manufactura y, de hecho, como ha ocurrido con otros grandes diseños de éxito, en sus primeros años sus partidarios fueron más bien escasos. Por suerte, el proyecto contó con el apoyo del presidente adjunto de AP de la época, que, además, fue quien terminó bautizando a la nueva creación con el nombre de Royal Oak Offshore.

  • Unleashing the Beast
  • Unleashing the Beast
  • Unleashing the Beast

El Royal Oak original de Genta era la principal referencia y fuente de inspiración del Royal Oak Offshore, pero el nuevo diseño se apartaba del primero en varios aspectos importantes que se convirtieron en las señas de identidad del Royal Oak Offshore. El cambio más importante fue la caja de gran tamaño: 42 mm. Aunque en 2014 este diámetro es de lo más normal, cuando se presentó en BaselWorld en 1993 todo el mundo quedó impresionado. En aquella época, el modelo ya había sido apodado como la "Bestia" a causa de sus enormes dimensiones. Además de su gran tamaño y la inclusión de la complicación de cronógrafo, el Royal Oak Offshore se distinguía por otras características específicas: los pernos curvados del brazalete, la enorme junta negra visible en el bisel, los tapones de silicona de los pulsadores y la corona del cronógrafo, la protección estilizada de la corona y la colocación del movimiento dentro de una tapa antimagnética debido al tamaño sin precedentes de la caja.

Según está claramente documentado, las primeras 100 unidades del modelo Royal Oak Offshore no llevaban grabada la indicación "Offshore" en el fondo de la caja, puesto que el nuevo modelo se consideraba muy arriesgado y, por tanto, en este primer lote solo se grabó la indicación "Royal Oak". Estas primeras unidades del Royal Oak Offshore también tenían otros rasgos característicos. Por ejemplo, el primer lote contaba con una hebilla desplegable que pronto fue sustituida por una hebilla con estructura abierta. Además, los pernos adicionales de estas primeras muestras estaban fijados mediante cuatro tornillos, un sistema que luego se modificó para mejorar su funcionalidad. Conviene añadir que estos primeros ejemplares se vendían en estuches octogonales con un ojo de buey en la parte superior, a través del cual se podía contemplar el reloj.

Este ejemplar, que forma parte de la colección permanente del Museo Audemars Piguet, es el nº 32 de las primeras 100 unidades producidas. Como ocurre en el resto de ejemplares de este selecto grupo, en el fondo de la caja no está grabada la indicación "Offshore". La combinación de colores de estas primeras unidades es idéntica a la del Royal Oak original de 1972, pero los observadores más sagaces verán que el acabado tipo tapicería de la esfera es ligeramente mayor. Los coleccionistas de las primeras versiones del Royal Oak Offshore ansían obtener una de las 100 primeras unidades que reúnen todas las características originales de estas magníficas piezas de excepción.

Más de 20 años después de su presentación, la "Bestia" está desatada. La línea Royal Oak Offshore ha constituido para AP una fuente inagotable de diseño atrevido y de innovación en los materiales de las cajas, tal como muestran las 118 variaciones de este modelo de 42 mm creadas a lo largo de las dos últimas décadas. Este modelo emblemático se ha convertido en un símbolo de la fusión de la estética de lujo y deportiva que trastocó todos los estándares y expectativas de la industria al ser presentado en 1993. Como otras innovaciones y creaciones anteriores y posteriores de Audemars Piguet, el Royal Oak Offshore estableció nuevos puntos de referencia y abrió el camino a nuevas tendencias. Por todo esto, la "Bestia" seguirá fascinando a los coleccionistas y entusiastas y seguirá suscitando debates y controversias saludables durante las próximas dos décadas y más allá.