Royal Oak Grandes Complications
23 de octubre de 2012 Historias

Audemars Piguet, el arte de dominar las Grandes Complications
Montaje de la
Montaje de la "Grande Complication"

Fundada en 1875 en le Brassus, un pueblo del Valle del Joux, región situada en el corazón del Jura suizo, la manufactura Audemars Piguet siempre se ha esforzado por crear piezas de excepción.

RSS

Fundada en 1875 en le Brassus, un pueblo del Valle del Joux, región situada en el corazón del Jura suizo, la manufactura Audemars Piguet siempre se ha esforzado por crear piezas de excepción. Del primer reloj de bolsillo de Grande Complication presentado en 1882 a los modelos  más recientes como el Jules Audemars y el Royal Oak, la empresa, todavía entre las manos de las familias fundadoras, perpetúa sin interrupción este savoir-faire ancestral.

Todos estos instrumentos de medición del tiempo combinan las tres familias de complicaciones que son la medición de los tiempos cortos, las sonerías y las indicaciones astronómicas. Pero la manufactura de Le Brassus se preocupa por llevar el arte relojero a su paroxismo y añade, a modo de firma, a la complicación de cronógrafo la otra, menos frecuente, de ratrapante. Realizados uno a uno por los mejores maestros relojeros, estas creaciones, que superan los límites de la miniaturización y de la precisión, son tantas otras esculturas cinéticas, llamadas a desafiar al mismísimo tiempo.

Como en todas las artes mayores, ha sido necesario que los relojeros de la manufactura Audemars Piguet controlasen todas las reglas clásicas de su oficio para reinterpretarlas aún mejor, situándolas a la altura de las aspiraciones de nuestros contemporáneos. De sus hábiles manos han nacido distintas declinaciones de un instrumento medidor del tiempo con grandes complicaciones que, en este 40º aniversario del Royal Oak, logra expresarse en esta caja de líneas contemporáneas que han dado prueba de una total atemporalidad, así como mediante la creación de un reloj de bolsillo muy clásico en oro rosa. 

Grandes Complications

Grandes Complications

Explorar
  • Royal Oak

    Royal Oak GRAN COMPLICACIÓN

    Reloj de cuerda automática con calendario perpetuo que indica el día de la semana y del mes, la semana, las fases lunares, el mes y los años bisiestos; repetición de minutos, doble cronógrafo y segundero pequeño a las 9 horas.

    Ver detalles
    Reference 26065IS.OO.1105IS.01 Thumbnail

    Calibre 2885 Manufacturado

    Calibre 2885 Manufacturado, front
    Cara
    Calibre 2885 Manufacturado, back
    Dorso
  • Royal Oak

    Royal Oak GRAN COMPLICACIÓN

    Reloj de cuerda automática con calendario perpetuo que indica el día de la semana y del mes, la semana, las fases lunares, el mes y los años bisiestos; repetición de minutos, doble cronógrafo y segundero pequeño a las 9 horas.

    Ver detalles
    Reference 26065IS.OO.D002CR.01 Thumbnail

    Calibre 2885 Manufacturado

    Calibre 2885 Manufacturado, front
    Cara
    Calibre 2885 Manufacturado, back
    Dorso
  • Royal Oak

    Royal Oak GRAN COMPLICACIÓN

    Reloj de cuerda automática con calendario perpetuo que indica el día de la semana y del mes, la semana, las fases lunares, el mes y los años bisiestos; repetición de minutos, doble cronógrafo y segundero pequeño a las 9 horas.

    Ver detalles
    Reference 26552BC.OO.D002CR.01 Thumbnail

    Calibre 2885 Manufacturado

    Calibre 2885 Manufacturado, front
    Cara
    Calibre 2885 Manufacturado, back
    Dorso
  • Royal Oak

    Royal Oak GRAN COMPLICACIÓN

    Reloj de cuerda automática con calendario perpetuo que indica el día de la semana y del mes, la semana, las fases lunares, el mes y los años bisiestos; repetición de minutos, doble cronógrafo y segundero pequeño a las 9 horas.

    Ver detalles
    Reference 25865ST.OO.1105ST.02 Thumbnail

    Calibre 2885 Manufacturado

    Calibre 2885 Manufacturado, front
    Cara
    Calibre 2885 Manufacturado, back
    Dorso

Reloj de bolsillo: Clásico fundamental

Desde 1882, la manufactura Audemars Piguet propone anualmente en sus colecciones al menos un reloj de Grande Complication para responder a las exigencias de los coleccionistas más exigentes. Esta pieza, realizada individualmente y por encargo, es el resultado de varios cientos de horas de un trabajo manual meticuloso que requiere por parte de su autor un profundo conocimiento de los misterios del oficio. Este modo de concepción, especie de conservatorio de un patrimonio artesanal mantenido sin variaciones desde hace 130 años en los talleres, se emplea para la realización del calibre mecánico de cuerda manual insertado en la caja de media saboneta en oro rosa de 18 quilates. Este movimiento, visible por el fondo una vez abierto el guardapolvo, identificable como una creación de la manufactura de Le Brassus debido a su extraordinaria fineza a pesar de su complejidad, requiere más de dos meses de trabajo a tiempo completo (unas 800 horas) para ensamblar los 620 componentes meticulosamente terminados y ajustados uno a uno a mano.

Este año, Audemars Piguet celebra los 40 años del Royal Oak que es, sin duda alguna, la referencia deportiva de lujo más célebre de la historia del reloj de pulsera. Creado por el diseñador Gérald Genta en 1972, este reloj de diseño potente e identificable, propuesto hoy en versión de Grande Complication, propulsa la tradición relojera al tercer milenario.

Grande Complication Royal Oak en Oro Blanco: jugando con la transparencia

Fuerte y dinámico, el Royal Oak Grande Complication presentado aquí con caja en oro blanco, luce unos atavíos sobrios y lujosos cuya particularidad consiste en saber sugerir sin desvelar demasiado. El equilibrio dinámico de su canto, reforzado por la presencia de la luneta octogonal enroscada, realza con sus líneas tensas y su geometría contemporánea la presencia visible de la mecánica del calibre de carga automática, con sólo 8,55 mm de grosor. Las medidas ideales de una pieza que se lleva con una correa en aligátor cerrada con cierre desplegable, son el marco de una obra de maestría, un legado pacientemente adquirido a lo largo de 130 años de una tradición perpetuamente conservada.

Realizado uno a uno y por encargo, este reloj excepcional que late al ritmo de un calibre donde cada uno de los 648 componentes han sido ajustados y regulados unitariamente por el mismo artesano, es la suma de más de 700 horas de su vida para la realización de la mecánica y de más de 120 horas de un paciente trabajo de calado. Poco frecuente, este corazón de arquitectura clásica y equilibrada, producido en sólo diez ejemplares al año, tiene la particularidad de ser de una homogeneidad extraordinaria gracias a su fino grosor (8,55 mm), una especialidad de la manufactura desde su fundación, y a su construcción tradicional, donde sólo interviene una "mano", de principio a fin.

Este trabajo de paciencia, inmutablemente realizado por un solo y único relojero en el taller de las Grande Complication, es una auténtica obra de maestría. Una vez ensamblada, esta magnífica creación, combinación lograda de al menos una funcionalidad procedente de cada una de las tres grandes familias de complicaciones, suena la hora, los cuartos y los minutos a demanda en timbres concéntricos, afinados a mano para perfeccionar su acústica. También muestra de manera infalible la información del calendario perpetuo y se revela capaz de presentar en la esfera las medidas temporales con gran precisión. Este conjunto de informaciones habría podido ser suficiente, pero Audemars Piguet ha adoptado la costumbre de enriquecer la función de cronógrafo de sus relojes de grandes complicaciones con la de "ratrapante", un mecanismo sutil, delicado y a menudo muy útil, que permite medir tiempos intermedios o acciones con un inicio común pero con distintos finales. 

  • Grandes Complications
    Reloj de bolsillo
  • Grandes Complications
    Royal Oak Grande Complication Esqueletizado 26552BC.OO.D002CR.01
  • Grande Complication
    GRANDE COMPLICATION ROYAL OAK 26552BC.OO.D002CR.01
  • Grandes Complications
    Royal Oak Grande Complication Esqueletizado 260565IS.OO.1105IS.01

Grande Complication Royal Oak Esqueletizado Titanio: se hace la luz sobre las complicaciones…

Tan intenso como imponente en la muñeca, el nuevo Royal Oak Grande Complication propuesto con caja en titanio combinado con un brazalete trabajado en el mismo metal, juega deliberadamente la carta del estilo radical. Visualmente sin ambigüedad en su naturaleza primaria, esta referencia de líneas estilizadas y deportivas pertenece a la familia muy exclusiva de los relojes de Grande Complication realizados anualmente por encargo por un solo y único relojero experimentado que trabaja en el restringido equipo de maestros relojeros reunidos en Le Brassus, en el taller de Grande Complication de Audemars Piguet.

Con la voluntad de llegar cada vez más lejos, la manufactura, que domina desde hace años el arte de sublimar los materiales desde los más tradicionales a los más innovadores, lanza con este modelo un reloj de Grande Complication que se coloca el el paroxismo de su arte, ataviándolo con elementos técnicos y contemporáneos. Su caja mecanizada oculta un calibre mecánico de carga automática fino y de altos vuelos, donde una parte de los componentes permanecen visibles a través del fondo abierto, además de poder observarlos a través de la esfera realizada en zafiro transparente. El ojo experto identificará a través de los calados sabiamente organizados, distintas levas, resortes y básculas, algunas de las piezas acabadas con un cuidado receloso por su único fabricante, uno de los pocos maestros capacitados para realizar de principio a fin una pieza de esta complejidad. Pero la mirada, aunque acompañada en esta inmersión dentro de la alta relojería, sólo percibirá una ínfima parte de los 648 componentes necesarios para el buen funcionamiento de este corazón automático, ultracomplejo y delicado, que integra las funciones de cronógrafo con ratrapante, de calendario perpetuo y repetición de minutos.


Esta pieza requiere casi 700 horas de montaje, ajuste y acabados manuales, que comprenden los angulados o los tratamientos de acabado como los perlados o las «côtes de Genève», y al menos 120 horas de calado manual, y se percibe inmediatamente como una referencia en materia de equilibrio. No hay que olvidar que la integración y la homogeneización de las distintas funcionalidades y de algunas piezas sensibles como los timbres concéntricos afinados a mano han sido objeto de una profunda reflexión destinada a conservar el fino grosor del calibre.  Este tratamiento, resultado de una pericia perfectamente dominada por Audemars Piguet desde su fundación en 1875, permite a este reloj de gran fuerza gráfica por su manera de combinar con armonía la elegancia y el aspecto deportivo, la ligereza incomparable con la gran complejidad, imponer su estilo, encarnando los valores relojeros tradicionales llevados a su paroxismo, con toda su modernidad...

Grande Complication Royal Oak en Acero: Seducción mecánica...

Propuesto en acero como la pieza original nacida del lápiz de Gérald Genta hace justo 40 años, el Royal Oak à Grande Complication del 40º aniversario celebra con majestuosidad una referencia que ha pasado en una generación humana del reloj de vanguardia al icono. Y el potencial sigue ahí, ya que el instrumento aquí presentado es un concentrado de tecnicidad.

La pieza combina, en un movimiento ultraplano ensamblado por un solo y único relojero, al menos una funcionalidad de cada una de las tres grandes familias de complicaciones clásicas. No obstante, la manufactura Audemars Piguet añade a la repetición de Minutos y al calendario perpetuo la función ratrapante a la del cronógrafo, a modo de firma secreta. Combinación lograda de aspecto deportivo y elegancia, este instrumento de medición del tiempo de una complejidad extraordinaria oculta bajo su esfera de motivo «Tapicería» realizado interna y unitariamente con máquinas específicas, un movimiento automático particularmente cuidado firmado por Cal. 2885. Nada menos que 648 componentes acabados con paciencia, ajustados y montados en casi 700 horas otorgan su alma a este reloj tan lejano a lo ordinario. Realizada exclusivamente por encargo, esta pieza de alta relojería se produce sólo en muy pequeñas cantidades, ya que los relojeros, por dedicados que estén a su arte, no podrían realizar más que una decena de estos corazones de excepción al año.

Así pues, hay que decidirse: este reloj de sonoridad cristalina gracias a la presencia de dos timbres situados de manera concéntrica, capaz de presentar de manera perpetua (hasta 2100) largos periodos del calendario, preciso en la medición de los tiempos cortos e incluso de medir los tiempos intermedios gracias a la presencia de la ratrapante, requiere un trabajo muy paciente. Obra de un solo maestro, esta referencia de corazón ultrafino (8,55 mm) es de lo más infrecuente. Pero su valor, más allá de las palabras, es emocional. Esto se debe a que este reloj, recién salido de los talleres, celebra a su manera y con fasto el aniversario de los 40 años de la colección Royal Oak. De una complejidad perfeccionada, esta pieza, única dotada de una masa oscilante desarrollada especialmente para los modelos del 40º aniversario, viene, como los demás instrumentos pertenecientes al círculo cerrado de los instrumentos de Grande Complication, en un estuche que contiene un «piano» (especie de caja de resonancia para la repetición de minutos), que unos talentosos luthiers han realizado con madera de árboles «cosechados», como ellos dicen poéticamente, en los bosques cercanos a la manufactura..