Audemars Piguet tiene una versión móvil de este sitio web.

Pasar a la versión móvil
Spiralage, el corazón del tiempo
29 de agosto de 2011

Spiralage, el corazón del tiempo

Audemars Piguet sigue produciendo manualmente este elemento para relojes extraplanos utilizando métodos puramente clásicos. Entrevistamos a Erika Meyer, guardiana de este saber hacer tradicional en peligro de extinción.

RSS

Sin duda, todos los aficionados a la relojería han oído hablar del spiralage sin saber qué significa. "Es el equivalente al corazón humano: sin él nada tiene vida y el tiempo se detiene", explica Erika Meyer, acunando un muelle fino como un cabello en la palma de su mano. Este objeto minúsculo tiene un papel fundamental en la relojería de alta gama: la calidad de su ensamblaje garantiza el funcionamiento y la precisión del movimiento del reloj a largo plazo.

A causa de las innovaciones tecnológicas que se han producido en las últimas décadas, cada vez son más las marcas de relojes que utilizan la maquinaria de alta precisión para preformar este componente en forma de espiral. Audemars Piguet es una de las pocas que mantiene la tradición de recurrir a un ponedor como Erika Meyer. "El muelle debe estar centrado y perfectamente comparado respecto al balancín. Es vital que el movimiento de apertura y cierre sean tan perfectos como los círculos que se forman cuando uno tira una piedra al agua", explica esta mujer de ojos grises de 50 años que ha pasado más de 30 trabajando para Audemars Piguet.

Estos movimientos exactos exigen paciencia, habilidad, destreza manual y un ojo experimentado. Todas estas cualidades son más bien femeninas, así que no es extraño que este oficio, que está desapareciendo en la actualidad, esté integrado por una gran mayoría de mujeres. Erika Meyer confiesa: "Estoy concentrada y tensa todo el día, aunque la experiencia me dado cierta familiaridad respecto a los secretos del pequeño corazón del reloj".

Cada año Erika produce entre 800 y 1.000 piezas destinadas a los relojes ultraplanos y las Grandes Complicaciones de la colección, así como a los modelos vintage que necesitan mantenimiento. Durante los últimos años, ha estado enseñando a un joven compañero de trabajo las habilidades necesarias para que la sustituya, con lo cual se ha asegurado de que este oficio tradicional se perpetúe.