«Para mí el tiempo y la precisión siempre han sido vitales»
31 de octubre de 2011

"Para mí el tiempo y la precisión siempre han sido vitales"

El legendario piloto de Fórmula 1 y entusiasta de los relojes Michael Schumacher sigue muy implicado en el mundo de las carreras automovilísticas. Entrevista.

RSS

Una leyenda viva del mundo del automóvil. Eso es lo que todos piensan cuando oyen el nombre de Michael Schumacher. Un estatus plenamente justificado: con siete campeonatos mundiales de Fórmula 1, 68 pole positions, 91 victorias y 154 podios, este alemán de 42 años tiene el palmarés más impresionante de su disciplina. Ahora, Schumacher habla con Audacity sobre sus recuerdos, sus proyectos y su relación con el tiempo.

¿Cuáles han sido los mejores momentos de su carrera?
Los momentos emocionales. Entre los muchos recuerdos que tengo de mi carrera, quizás el más impresionante sea el del momento en que crucé la línea de meta en Suzuka en el año 2000, con lo cual gané no sólo el Gran Premio de Japón, sino lo más importante: el campeonato del mundo para Ferrari. La escudería llevaba 21 años sin ganar ese título y, para mí, fue la culminación de cinco años de espera, intentos y lucha. Así pues, ganar el título fue una verdadera explosión de alegría.

¿Y los peores momentos?
Ese fin de semana horrible de 1994 en que perdimos a dos pilotos. Recuerdo el shock de perder a Ayrton Senna y Roland Ratzenberger. Por aquel entonces creía que la época en que los pilotos morían en los circuitos ya había pasado, pero por desgracia comprobé que no era así. Fue terrible.

¿Qué proyectos tiene actualmente?
Estoy colaborando con Mercedes para desarrollar un equipo y un coche que ganen carreras y, con el tiempo, campeonatos. No es fácil desarrollar un coche ganador, pero la vida es eso: afrontar los retos e intentar transformarlos en algo bueno.

Como piloto de carreras debe tener una relación muy especial con el tiempo y la precisión. ¿Qué opina de la relojería suiza y, en particular, de la marca Audemars Piguet?
Para mí el tiempo y la precisión siempre han sido vitales. A veces son mis enemigos porque, claro está, intento dominarlos. Mi carácter me lleva a aspirar a la perfección y eso coincide con el objetivo de Audemars Piguet, que combina la tradición y la innovación para construir y crear algo extraordinario. Me puedo identificar totalmente con ese compromiso.

Para terminar, ¿quiénes son sus modelos, en el deporte o en otros ámbitos?
Debo reconocer que no tengo modelos, pero sí me interesan las personas que viven su pasión. Eso se puede hacer en cualquier ámbito de la vida. Lo importante no es la fama, sino la pasión.