El hombre que inventa los carillones
2 de agosto de 2011 Innovaciones

El hombre que inventa las sonerías

La manufactura suiza JMC Lutherie creó una caja de resonancia para amplificar la vibración de los relojes con sonería Audemars Piguet. Encuentro con Jeanmichel Capt, creador de este estuche melodioso.

RSS

La historia del nacimiento de esta caja de resonancia es tan hermosa como los guardatiempos de Audemars Piguet. Pues es el fruto de una estrecha colaboración entre los artesanos especialistas en la creación de instrumentos de cuerda realizados en madera y los relojeros, quienes unieron su savoir-faire ancestral y su sensibilidad en pleno corazón de Le Brassus, a sólo unos pasos de la sede de Audemars Piguet.

“Cuando la Manufactura relojera me pidió que ideara un soporte de resonancia, en madera de armonía que pudiera amplificar el tenue sonido de un reloj con sonería, pensé en una caja semejante a un piano de cola”, recuerda Jeanmichel Capt, lutier y fundador de JMC Lutherie. La caja está compuesta por dos finísimas tablas de armonía de abeto del Valle de Joux, soportadas por un entablillado y unidas por un alma. Tres cuerdas acordadas con las frecuencias del reloj aportan “sostenimiento” (la capacidad de “mantener” una nota) al corto sonido de los timbres permitiendo afinar la sonería del reloj. “Esto permite prolongar la nota mientras uno se divierte acercando el oído lo más posible”, comenta el apasionado mientras hace una demostración en su taller.

Este objeto de rara elegancia no se ha realizado al azar. La madera de armonía (o de resonancia) debe ser absolutamente perfecta. Para encontrarla, el especialista va personalmente a los bosques, que se encuentran cerca de aquí, para elegir los árboles. Los mejores especímenes son muy raros, menos de uno por cada 10.000. “Me inició un cosechador de árboles, un viejo leñador que pasó la mayor parte de su vida en el bosque. Con él aprendí a descubrir la perfección con criterios objetivos, y también subjetivos, buscando captar la vibración del árbol”, relata Jeanmichel Capt. Una vez cortado, el tronco se divide en cuatro y se deja reposar todo el invierno antes de ser cortado en planchas más finas. Éstas se almacenan por un lapso de entre quince y veinte años. Sólo después de este largo período de descanso la madera podrá revelar toda su sensibilidad, vibrando en un instrumento o en un altavoz contemporáneo (Soundboard) fabricado por el lutier.

Las cajas de resonancia se entregan en todas partes del mundo junto con los relojes de sonería de Audemars Piguet.


www.jmclutherie.com