Relojes esqueleto personalizados: de escudos de armas a signos astrológicos
13 de septiembre de 2010 Innovaciones

Esqueletización sobre medida: desde escudos de armas hasta los signos astrológicos

Algunos movimientos de Audemars Piguet se pueden personalizar a pedido de los clientes. Iniciales, diseños barrocos, todo es posible. Panorama de las demandas más extravagantes y de los mayores desafíos técnicos enfrentados por el equipo.

RSS

“En Audemars Piguet siempre hemos tratado de personalizar los relojes según los deseos de nuestros clientes. Por consiguiente tenemos que estar a la escucha de sus solicitudes”, comenta Régis Meylan, responsable del taller de Especialidades desde 1981. El movimiento en esqueleto es el que mejor se presta para este tipo de impulsos creativos. Grabado sobre la masa oscilante y visible gracias al cristal de zafiro sobre el fondo de la caja, el esqueletizado puede ser objeto de todos los efectos de estilo. Iniciales, caligrafía china y japonesa, logotipo de empresa, escritura cirílica, signos del zodíaco, todo es posible.

Cada año realizamos entre treinta y treinta y cinco modelos. Dos relojeros diseñan, proponen el proyecto al cliente, luego trazan y recortan a mano estas piezas únicas de oro amarillo, blanco o rosa. Y todo esto en los plazos más breves. Hay que contar entre uno y dos meses para entregar estas masas oscilantes personalizadas a los clientes. Están destinadas bien a modelos clásicos como los Jules Audemars o a los atemporales como los Royal Oak.

¿La demanda más extravagante? “Un jeque árabe quiso que grabáramos sus escudos de armas en unas quince piezas para regalarlas en una cena de negocios que se llevaría a cabo en su palacio. Cada uno de los invitados recibió un reloj personalizado”, recuerda Régis Meylan. Los motivos por recortar en la materia necesitan mucha destreza. Sobre todo cuando se trata de caligrafía japonesa o china. “Una vez nos devolvieron una pieza porque habíamos olvidado un punto en la esqueletización de la masa oscilante y por consiguiente el significado de la palabra había cambiado totalmente…”, sonríe el apasionado maestro relojero.