Audemars Piguet tiene una versión móvil de este sitio web.

Pasar a la versión móvil
Elogio del acero
2 de septiembre de 2010 Innovaciones

Elogio del acero

Desprestigiado por mucho tiempo, el acero inoxidable entró a formar parte del universo del lujo gracias al Royal Oak, modelo que pasó rápidamente a ser imprescindible. Zoom sobre una aleación de alto potencial en materia de colecciones deportivas.

RSS

Cuando Audemars Piguet lanza en 1972 el primer modelo Royal Oak de acero inoxidable y lo vende al precio de un reloj de prestigio de oro, los valores del lujo se tambalean. Cabe decir que el mensaje transmitido por este modelo deportivo revolucionario es impertinente: la Alta Relojería puede exaltar relojes de prestigio sin basarse necesariamente en los metales preciosos. Desde entonces, lo que verdaderamente prima es el diseño deportivo, la delicadeza de la ejecución y la calidad del movimiento.

“El acero, el cual ofrece mayor resistencia a los ataques externos que el oro, es perfecto para un reloj deportivo. En ese momento lo trabajamos como si fuera oro, dando al diseño acabados y terminaciones de alta gama, especialmente alternando el pulido y el satinado”, explica Claudio Cavaliere, jefe de productos de relojería de Audemars Piguet. Además, este primer Royal Oak de acero inoxidable contenía un segmento de masa de oro. De un momento a otro, Audemars Piguet vendía acero a precio de oro, pero empleaba el oro en el interior. “La idea era proteger este metal precioso dentro de una caja fuerte hermética”, aclara Claudio Cavaliere. 

Ante el éxito del Royal Oak, otras marcas de Alta Relojería le apostaron al acero, de tal manera que se convirtió en un elemento inseparable de las colecciones deportivas de alta gama de la competencia. Al mismo tiempo, haberse atrevido a tomar este tipo de riesgo animó a Audemars Piguet a desarrollar sus propios laboratorios técnicos, los cuales se han venido  especializando en el desarrollo y utilización de nuevos materiales, tales como el titanio, la alacrita, el caucho, el aluminio, el carbono forjado o la cerámica, tanto para el revestimiento como para los movimientos de los relojes.